Jueves, 27 de febrero de 2014

Seguro que muchos/as habréis visionado una producción cinematográfica titulada Leyendas de pasión. Cómo me hizo reír ese melodrama. De hecho, ha sido una película de la que me he estado burlando durante muchos años. Ya sabéis que, como otras tantas cosas en la vida, el sentido del humor es subjetivo y a menudo me ocurre que me carcajeo como si de una patología se tratara, con muchas de esas películas que han sido concebidas, precisamente, para provocar el nudo en la garganta, el moqueo ininterrumpido y el llanto abundante. En la susodicha, queda patente cuan de incomprensibles pueden llegar a ser los sentimientos humanos. Cómo de rematadamente idiotas pueden llegar a ser los hombres y el enorme y nunca sobrevalorado poder destructivo de las mujeres.


Más que una sinopsis, os haré una presentación superficial de los personajes: Tenemos al coronel Ludlow, que abandonado por su mujer y desengañado con el gobierno por el cual luchó en el pasado, decide vivir su vida apartado de todo en un rancho afincado en las montañas Rocosas donde cría a sus tres hijos. Samuel es el hermano menor, un muchacho afable y débil, idealista y enamoradizo; quizá el mejor de los tres dada su inocencia y transparencia. Tristan es el hermano mediano, indómito, salvaje y aventurero y por ende, aquel que no acata las normas y se resiste a pasar por el aro; de los tres, el único que está falto de juicio y entendimiento. Y por último el hermano mayor, Alfred: El hijo que toda madre querría tener, cuya vida es la rectitud y el cumplimiento de las normas mediante la responsabilidad y la sensatez.


Un desgraciado día, Samuel decide presentar a padre y hermanos a su prometida Susannah. Este hecho, como detonante principal de todas las desgracias y mierdas que vendrían después y el estallido de la Primera Guerra Mundial en segundo plano, destrozan por completo la vida de los Ludlow, la de la propia Susannah y hasta la de la novia de Alfred que posteriormente le sería arrebatada por Tristan. Todo eso y mucho más, desgranado y desarrollado como si de un surrealista y enardecido culebrón venezolano se tratara.


Atreveos a verla y conoced la cruel y apasionada hecatombe que se desata con la presencia de Susannah, jajajajajajajajajaajajajajajajaja, ¡y eso que en principio solo iba al rancho de los Ludlow a pasar el verano! Jajajajajajajajajajajajaja.



Tags: drama, Leyendas de pasión., película, Chastain

Regurgitado por Cabronidas @ 16:36
Supuraciones (14)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por BlueBB
Jueves, 27 de febrero de 2014 | 18:20

Muy bonito, riendo con un  melodrama.

Después de esta crítica no apetece mucho verla, pero bueno, ocurre muchas veces que la exageración degenera en caricatura y acaba dando risa, jajaja.

Saludos.

Publicado por Cabronidas
Jueves, 27 de febrero de 2014 | 18:24

No obstante, Blue, este artículo no debe impedirte su visionado. Tienes que verla y así podrás forjarte una opinión. Dura 133 minutos y la fotografía es impecable.Gui?o

Publicado por BlueBB
Jueves, 27 de febrero de 2014 | 19:52

Bueno, acabo de ver que está Brad Pitt, que es el único galán que digiero. Igual hago un esfuerzo por la fotografía y tal.Muchas risas

Publicado por Mahler
Jueves, 27 de febrero de 2014 | 21:44

  Qué va...!; ya lo intenté en su día (era no querer verla o follar) y me quedé dormido, joder. Así que, ni una cosa ni otra.

  Pero por lo poco que pude tragar, más que Leyendas de Pasión me pareció Leyendas Urbanas. Y la verdad, no me hizo ni puta gracia.

Publicado por AliCeinWTF
Jueves, 27 de febrero de 2014 | 23:19

Jjajajajaja, lo pintas bien... Pues yo voy por épocas. Normalmente me he reido de esos dramones, igual que me río con las pelis de terror (ver Cementerio de animales conmigo traumatizó a mi madre, que no entendía por qué me descojonaba cuando el niño perseguía a su madre con un bisturíGui?o. Pero seguramente ahora, que estoy muy falta de cariño y muy moñas (juas) me pondría a lloriquear y todo, así que las evito.

Pobres hombres indefensos... jajajjajajjajajjaja

Un besazo, y perdona la ausencia.

Publicado por Sincopada
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 7:42

Ay...pues yo diría que la he visto pero... ms meninges retienen cero patatero de ella, así me debió impactar.

Yo me llamo Susana, así que no me invitéis nunca a pasar una semanita a una multipropiedad en Benidorm....¡¡¡porque os la lío parda!!!

Reirse es sanísimo, diría que lo mejor de todo.

Kissesssssssssss.

Publicado por Jatz Me
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 8:11

Esa es la que Brad Pitt y Anthony Hopkins se van a pescar al rio, ¿no?

Ya no recuerdo más de la película. Fui arrastrado muy a mi pesar, porque "¡OH! Sale Brad Pitt, qué bueno está" y esas cosas. Además supongo que me tocaría pagar las entradas a mí...En fin.

No sé si llegué a dormirme o no, pero ahí ahí..... Sonrisa

Publicado por Pommette
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 12:22

La ví a pesar de mis prejuicios, y contra todo pronóstico...  me gustó.  

Publicado por Cabronidas
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 13:57

Mahler, por eso no te hizo ni puta gracia, porque encima te quedaste sin follar y eso es algo frustrante. Tienes que darle otra oportunidad: primero follas y después ves la película. Verás como te la tragas del tirón.Fumador


Nada que perdonar, Nuria. Al menos, resulta satisfactorio comprobar que no soy el único que se ríe con las películas dramáticas y de terror. Las sagas de Viernes 13, Saw y Destino final son lo más para echar unas carcajadas. Gui?o




Publicado por Cabronidas
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 13:57

Sincopada, llamándote Susana, seguro que la liarías más parda que la chica aquella de mirada autista que echó no sé qué mierda en una piscina, provocando una nube tóxica que obligó a desalojar a la mayoría de los vecinos de la zona. Tiempo atrás, conocí a una Susana de Solsona que no soportaba que la llamaran Susi. Decía que Susi era nombre de puta y cada vez que se dirigían a ella con ese diminutivo, sembraba el infortunio y la desgracia como la Susannah de la película.Muchas risas 

Publicado por Cabronidas
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 13:57

Jatz Me, pues ahora mismo no lo recuerdo. Pero esos dos sí que salen. Creo que Brad Pitt pescando es en El río de la vidaGui?o 


Pommette, a mí no es que me desagradara; ya te digo que me hizo reír, y de lo lindo. Mira cómo acaba el pobre coronel Ludlow, que le da una embolía por culpa de tanta presión.Muchas risas Muchas risas Muchas risas 

Publicado por Sr.Perez
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 14:46

Mucho se tendría que hablar de tantas películas lacrimógenas o soporíferas, tras un visionado tamizado de las mismas podríamos hablar de la homosexualidad interplanetaria de E.T., la necrofilia de Ghost o la apología de las drogas en Matrix.

Publicado por lizzie
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 16:40

 Pero tú pretendes que me trague ese rollo??? nooooooo jamássssss me niego a torturarme jajajjajaj

Publicado por Cabronidas
Viernes, 28 de febrero de 2014 | 18:18

Sr. Pérez, sabias asociaciones, sin duda.Muchas risas

Lizzie, a ti te recomiendo el remake de Posesión infernal.Demonio