Viernes, 28 de marzo de 2014

Los hay quienes para protestar contra el sistema se prenden fuego, dejan de comer o se alían para formar comandos y sembrar la tragedia mediante el gatillo y las bombas. Y los hay quienes lejos de emplear las armas, protestan con un amplificador, una guitarra y cantando. Es lo que hacen muchos grupos como Sociedad Alkoholika, Su Ta Gar, Narco y Los chikos del maíz, vetados y censurados en muchas partes de la península. El caso de Pablo Hasél ha ido aún más lejos. Este rapero catalán nacido en Lérida no es tonto y sabe y asume las consecuencias de cantar lo que no se debe cantar, diciendo lo que no se tiene que decir. El 4 de octubre del 2011 Pablo fue detenido y acusado por un delito de enaltecimiento del terrorismo del que hace gala, según la Fiscalía, en muchas de sus canciones. El pasado 10 de marzo del 2014 declaró ante la Audencia Nacional y probablemente le caigan de un año y medio a dos años de prisión.


Ayer, en lugar de postear, decidí empaparme del trabajo musical de Pablo Hasél y descubro a un rapero sólido, comprometido y brutalmente incendiario. Canciones en las que se lanzan proclamas tales como "No me da pena tu tiro en la nuca pepera", "No me da pena tu tiro en la nuca falsa socialista", "¡Merece que explote el coche de Patxi López!", "Es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos", "Los Grapo eran defensa propia ante el imperialismo y su crimen", "Quienes manejan los hilos merecen mil kilos de amonal" y "Pienso en balas que nucas de jueces nazis alcancen" no te dejan indiferente y siendo honesto, si no es enaltecimiento del terrorismo es algo muy parecido. No obstante, no quiero que os confundáis: muchas son las cosas en las que estoy de acuerdo con Pablo Hasél y poquísimas en las que estoy disconforme. Por ejemplo, en otra de sus lindezas raperas dice muerte a los Borbones, cuando yo lo que querría es que nunca se murieran y estuvieran viviendo eternamente enfermos y sufriendo.


Naturalmente, para el votante concienciado, el facha de mierda y el que simpatiza con esta dictadura retorcida y demoníaca que nos asola, Pablo no es más que un bobo panfletario, un provocador bocachancla al que le tuvieron que dar un par de collejas a tiempo. Para, quienes como yo, nos asquea un régimen monárquico a todas luces caduco e inútil y un no menos asqueroso sistema fascista-capitalista en pleno proceso de degeneración, personas como Pablo Hasél son necesarias. ¿No es apología del fascismo afirmar que el franquismo fue un periodo de gran placidez, como dijo Mayor Oreja? ¿Es apología del fascismo jurar lealtad a las leyes fundamentales del movimiento nacional, cuya aplicación supuso el encarcelamiento, la tortura y ejecución de miles de españoles, tal y como hizo el sucesor del caudillo fascista, el actual jefe del Estado? ¿Sería apología de la corrupción defender a PP o PSOE, cuyo número de imputados por cohecho, tráfico de influencias, prevaricación, malversación, ... se cuentan por miles? ¿Qué hacemos con todo eso?


Puedes no estar de acuerdo con Pablo Hasél y tampoco él te lo pide, pero como dijo Evelyn Beatrice: "Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo".


 


Tags: Pablo Hasél, rap, censura, fascistas, represión

Regurgitado por Cabronidas @ 16:20
Supuraciones (31)  | Enviar
Lunes, 24 de marzo de 2014

Una persona es lo que hace y no lo que sabe, sin embargo, según sepa y pueda, así hará. Los hay que solo se han sentado por primera y última vez delante de un volante para sacarse el carné de conducir y no por tenerlo saben conducir. Conducir se aprende haciendo kilómetros y los hay que habiendo conseguido tan caro papel, en su putísima vida han conducido algo que no sea el carrito de la compra. A esos los perdono aún sabiendo que soy menos que nada para perdonar. De hecho, eso corresponde al que tenga piedad y sepa olvidar, y yo ni tengo piedad ni olvido, puesto que pese a los excesos cometidos tengo muy buena memoria y unas neuronas que harían palidecer a Tales de Mileto. O más concretamente, no la tengo con según qué tipo de imbecilidad humana. Y no es que haya sufrido un accidente de tráfico, no. Ni sea consciente de los peligros que entraña la carretera, no. Pero sufro una ira tan mordiente y superlativa con todos aquellos que jamás utilizan los intermitentes, que al próximo conductor/a que vea que pasa de ellos, pisaré el acelerador con saña homicida en dirección a su coche con más convicción que Kurt Rusell en Death Proof. Y que Dios provea.


 


Tags: m.o.d, conductores, intermitentes, carretera, accidente

Regurgitado por Cabronidas @ 13:11
Supuraciones (14)  | Enviar
Jueves, 20 de marzo de 2014

Las lenguas son muy importantes y multifuncionales. Dolores, que en mis años mozos fue mi profesora de lengua a la que aún hoy guardo gran estima, me obligó a leer a Quevedo y a Góngora para que aprendiera, entre otras cosas, que nuestra lengua es muy rica en sinónimos y antónimos. Si bien nunca me comí, literalmente, la lengua de un ser humano, sí es verdad que cada libro tiene un sabor diferente y ninguno sabe igual que otro; algunos hasta son insípidos. No obstante, madre y abuela, estando yo en plena edad de crecimiento mental y físico, cuando se veían aturdidas por mi verborrea infatigable y a menudo incomprensible, aseguraban que había comido lengua. Y las veces que permanecía callado durante largos periodos de tiempo, decían que mi lengua se la había comido el gato. Quizá es por eso que prefiero a los perros pero no a los hijos de perra, ya me entendéis. Otras tantas, para enfurecer a mis mayores, desobedecía sus imposiciones poniendo los ojos en blanco y sacando la lengua. Y ahora que ya soy mayor y se me ocurre decir que no saco la lengua salvo para enroscarla en la de alguna mujer y sus pezones y a posteriori comerme su coño, los hay que me tachan de deslenguado. Por cierto, me gusta el lenguado a la plancha, nunca conocí una lengua con pelos pero sí viperinas.


La lengua es universal; la lengua también es de los Rolling Stones y de los moñas de Kiss con Gene Simmons.



Tags: lengua, lenguaje, Kiss, lenguaraz

Regurgitado por Cabronidas @ 5:27
Supuraciones (14)  | Enviar
Lunes, 17 de marzo de 2014

Quién me iba a decir a mí, que en plena ociosidad de un atardecer de domingo, arrastrando mi aburrimiento de un escenario a otro escenario, iría a recalar en la oscura sala de torturas de un tal Raelf de Griumns. Sí, habéis leído bien: Raelf de Griumns, que según él y probablemente después de sobrevivir a una monstruosa orgía de peyote y absenta, dice ser el designado por el Altísimo para azotar con pluma y verbo inmisericorde a todos aquellos blogs que según su divino criterio sean merecedores de ello. ¿Quién es Raelf de Griumns? ¿Es real, de carne y hueso? ¿Es un espectro de piel mortecina y traslúcida que atrapado en este mundo terrenal intenta apaciguar el dolor de su alma? ¿Acaso es un enano cabrón que necesita aires de grandeza? ¿Estamos, sencillamente, ante el delirio esperpéntico de un hombre de Dios y no sabemos cómo encajarlo?


Hermanos y hermanas, la realidad estalla ante nuestras narices desmoronando nuestras creencias para mostrarnos una verdad mucho más dolorosa y soportable de lo que cualquiera de nosotros podría imaginar jamás: la Inquisición ha regresado o lo que es más estremecedor: siempre ha estado entre nosotros. A veces, como la dolorosa almorrana en el culo; otras, como el molesto polvo en los ojos y las más, como la hiriente sal en la herida. Pero yo, Cabrónidas, irredento entre los irredentos, látigo inclemente contra los dogmáticos y cegados por la fe, elocuente pecador insondable y la mayoría de veces reprensible, voy a confesaros sin sometimiento de tortura, qué persona se oculta tras ese misterioso nombre. Tras largas vigilias de investigación en las que he abrasado mis pestañas y vaciado varias botellas de alcohol de farmacia, he descubierto que las consonantes y vocales que conforman su nombre, no son más que un intrincado código criptográfico donde se desvela su verdadera identidad, combinadas con brillantez inextricable para el común de los mortales.


Consciente del enorme enigma que voy a desvelar, os ruego que os sentéis y despojéis la mente de cualquier prejuicio y de todo lo aprendido hasta ahora. "Tu inquisidor" no es otro que el otrora televisivo y polemista, padre Apeles.


 


Tags: padre Apeles, Raelf de Griumns, inquisición, blogs, crítica, Suicidal angels

Regurgitado por Cabronidas @ 7:08
Supuraciones (16)  | Enviar
Jueves, 13 de marzo de 2014

Hace unos meses, un mamarracho acuchilló a su chica en un parquin exterior aledaño al piso de un tipo que conozco. Toda la comunidad de vecinos, agrupada como una sola voz y una sola persona, se escandalizaron pues el que más y el que menos conocía al homicida y a la víctima. Pese a que todos somos cobardes y nos ocupamos de nuestros propios problemas y los ajenos los miramos de refilón y con fingido interés, increíblemente, gracias a la valentía de un vecino se detuvo al malnacido. Como es normal y cabe esperar, la vecindad expresó su repulsa en airadas exclamaciones: "¡Hijo de puta! ¡Asesino! ¡Por Dios, si es que se veía venir!".


Sí. Ya. Claro.


La chica murió y como ya se sabe, las palabras no resucitan a los muertos y muertos se quedan. Como manda un protocolo no escrito, toda la barriada se solidarizó de buena fe en un acto mezquino y morboso pero no por ello malintencionado. En silencio y cabizbajos, adoptaron rasgos de pesadumbre y tragedia; se depositaron flores en el lugar del acuchillamiento y se encendieron velas sobre la sangre seca. Entre sollozos y expresiones de dolor, se prometió por siempre mantener vivo su recuerdo. Siempre.


Sí. Ya. Claro.


Se acercan las fiestas del barrio y el aparcamiento exterior donde ocurrió el asesinato es el lugar donde montan la verbena. Ya nadie llora y la amargura se ha esfumado y ha dado paso a la predisposición al festejo. Ya nadie sustituye las flores que marchitas desde hace días y días, se las ha llevado el viento. Ya nadie enciende las velas para mantener viva la llama del recuerdo de aquella pobre chica. Total, ¿para qué? Los vivos olvidan pronto y hay que seguir viviendo. Donde el cuchillo se ensañó con la carne de una inocente, reirán los vivos y bailarán los borrachos. Es lo que hay y es lo que somos.


 


Tags: Los suaves, asesinato, solidaridad, fiesta, muerte, olvido

Regurgitado por Cabronidas @ 14:53
Supuraciones (16)  | Enviar
Lunes, 10 de marzo de 2014

No es que haga calor, pero empieza a hacer un tiempo espléndido. El mismo que reclama tu presencia en el balcón donde lo miras todo sin ver nada en concreto. O el mismo que te invita a salir a la calle sin que por ello tengas que ir a ninguna parte, solo para disfrutar de la sensación del sol cayéndote en la cara. Aunque en mi caso que es el de muchos, siempre acabe sentado en la terraza de algún bar inflando la liquidez de la caja registradora hasta que el atardecer lo engulla (no al bar, sino al sol). Algo de verdad contiene la sabiduría popular. Si bien dice que la primavera la sangre altera, a mí me pasa que en la proximidad de la llamada "estación del amor", se me agudizan y multiplican el número de erecciones involuntarias que tengo al cabo del día durante todo el año. Algunas llegan a ser tan rudas y viriles que, o bien sería capaz de reventar los tejanos como si explosionaran, o bien sería capaz de partir la cáscara de cualquier fruto seco que se precie (incluso la de los pistachos que no se abren). La mayoría de las veces me ocurre cuando estoy sentado en la tesitura consumista antes mencionada, lo que me conduce a moverme más que un maricón en La Romería del Rocío, en busca de alguna postura que disimule parcialmente mi estado de excitación.


Pero se acabó: una polla que se insinúa poderosa y dura tras la ropa, es una señal inequívoca de salud y felicidad, con lo cual a partir de hoy no haré absolutamente nada para ocultarlo o disimularlo. Aquellas miradas breves, cómplices y ajenas que se puedan incomodar... que no miren, coño.


 


Tags: Alteración involuntaria, erección, bar, sol, terraza, Wehrmacht

Regurgitado por Cabronidas @ 16:28
Supuraciones (17)  | Enviar
Viernes, 07 de marzo de 2014

La regularidad "posteadora" de la que hacía gala últimamente, se ha visto truncada debido al padecimiento al que me he visto sometido por culpa de una gripe contraída de una severidad sin parangón. Tos de perro callejero pero no apaleado, estornudos huracanados, esputos de llama, dolor muscular, dolor de cabeza como si estuviera sometido a la ira de algún scanner, lagrimeo incesante, mucosidad de orco y fiebre y no del sábado noche, me han acometido sin piedad en una combinación sólida y virulenta, como si estuviera inmerso en la pesadilla atroz de un loco. Pero he vencido y hoy es el día después de la enfermedad. Estoy de vuelta aunque de hecho nunca me fui. Ni estaba de parranda ni muerto de risa por lo escrito en el artículo anterior. ¿O qué os pensabais? ¿Que La Monstruación desaparecería así como así? ¡Pero seréis cernícalos! 


 


Tags: gripe, enfermo, tankard, tos, esputos, fiebre

Regurgitado por Cabronidas @ 16:30
Supuraciones (13)  | Enviar