S?bado, 30 de agosto de 2014

Se acabó el veraneo y la indolencia. Se acabó el dinero. Se acabaron las sábanas arrugadas. Las cenas y las comidas tardías. Las sobremesas interminables. El exceso y la autodestrucción. La música a demasiado volumen. Se acabó dormir mucho y trasnochar más. Se acabó correrme en las tetas de Laura. Se acabó la libertad. Se han acabado muchas cosas pero no el blog ni mis ganas de reírme de todos y de todo. Y quién sabe si mi próximo veraneo no será en una pequeña aldea perteneciente a la España más profunda y mohosa que se recuerda. Al fin y al cabo, ¿no es el final un nuevo comienzo?


 


Tags: Veranear, Def con Dos, Regreso al blog, Puerto Hurraco

Regurgitado por Cabronidas @ 19:57
Supuraciones (7)  | Enviar
Viernes, 08 de agosto de 2014

Lectores y lectoras de este poco exitoso blog, padezco una confrontación de sentimientos. Por un lado estoy triste, deprimido, hundido... Sumido en una ebriedad que haría temblar las existencias de todas las licorerías. ¿Sabéis por qué? Bukowski murió hace tiempo y no va a resucitar. Y lo que es peor: nadie ha heredado su pluma por mucho que en otros blogs se le imita y menciona de forma burda. Pero también estoy pletórico, dichoso y jubiloso, como un pubescente al que le han reventado la virilidad a lengüetazos de fuego porque empiezo las vacaciones, y es posible que relea Factótum y La máquina de follar para recuperar la fe en eso que llaman literatura. Queridos, queridas; dementes y putas en general: las grandes obras se escribieron desde las entrañas y en tiempos oscuros.  ¿Existe talento en las letras de alguien que no haya muerto hace cien años? ¿Hay esperanza para un occidente prosaico, incoherente, sobrealimentado y borracho de sí mismo cuya única obsesión no es la calidad humana sino su propia egolatría inflada hasta la obesidad mórbida por las categorías sociales, Sexo en Nueva York, la huida de la soledad, la masturbación como modo de vida, explotar burbujas de embalaje como pasatiempo, los barbitúricos y el psiquiatra? Amigos, amigas; alcohólicas y trasnochadores en general, este delirante bloguero no tiene las respuestas. Aunque puedo consultarlo con Bob Marley a través de la Ouija. Bob siempre sabía qué decir. La única certeza que puedo ofrecer a quien interese, es que volveré con nuevas monstruaciones a partir de septiembre. Y es que no sé si a la playa, pero me voy a buscar el sol. Como Eva María.


 


Tags: A palo seko, Bukowski, vacaciones, talento, vida

Regurgitado por Cabronidas @ 18:54
Supuraciones (3)  | Enviar
S?bado, 02 de agosto de 2014

En casa y en el colegio, para estupor de compañeros, familiares, profesores y hasta del quiosquero, siempre pedía la plastilina negra. No quiero la roja, ni la amarilla, ni la verde, ni la azul, ni la blanca, ni la marrón, les decía. Quiero la negra ¿me entendéis? La negra, la negra. Quiero la plastilina negra. Uno de aquellos días, en clase, las niñas confeccionaban en el suelo con actitud comedida un mural sobre la Navidad. Los niños, en ruidosa algarabía, moldeábamos la plastilina para crear las figuras que habrían de habitar el pesebre. De mis pequeñas manos surgieron oscuros nazarenos con los brazos arqueados, como si estuvieran sujetos a la yunta de unos bueyes. Otros tenían la espalda encorvada pareciendo escrupulosos arroceros cargando con los sacos en una sufrida jornada laboral. Una vez, el ejercicio de manualidades consistió en manipular la plastilina hasta dar con alguna cara, si más no, sonriente o que trasmitiera alegría. Y otra vez, para estupor de compañeros y profesores, yo creaba semblantes de rasgos siniestros y torturados, como si hubieran nacido de las pesadillas más oscuras de Goya.


Pasaron unos años y siguió mi predilección por el negro. Mi polla se despertaba cada mañana antes que yo y empezaron a nacerme pelos en el escroto. En aquella misma clase, dos chicos pugnaban airados delante de la pizarra con borrador y tiza en mano. Se trataba de decidir por unanimidad si una incipiente Sharon Stone que aún no protagonizó Instinto básico, tenía lo necesario para destronar a Kim Basinger del podio de la mujer más deseada. Los líderes de ambos grupos eran jaleados por sus vociferantes seguidores, mientras escribían en la pizarra los atributos y atractivos de ambas mujeres para establecer comparativas. Kim Basinger ya había rodado 9 semanas y media y ganó aquella lid merecidamente. Pero yo nunca he podido quitarme de la cabeza a Michelle Pfeiffer en El precio del poder. Sus rasgos felinos y su cuerpo de aspecto engañosamente frágil y quebradizo, siguen en mi altar particular.


 


Tags: Plastilina negra, Zygnema, El precio del poder, 9 semanas y media, Instinto básico, colegio

Regurgitado por Cabronidas @ 19:40
Supuraciones (13)  | Enviar