Martes, 29 de diciembre de 2015

Otro gran músico nos ha dejado. Los que amamos estos ritmos sabíamos del estado de salud de este tipo incombustible. Ahí quedan como legado, cuatro décadas doradas de música creada con el corazón y las entrañas, que hablarán ya por sí solas hasta que se apaguen las estrellas. Lemmy Kilmister, el alma del grupo británico Motörhead, el bigotudo bajista padre del rock duro, nos dejó el pasado 28 de diciembre, día de los santos inocentes, a los 70 años de edad. Una broma cruel y de mal gusto por parte del impredecible destino. Los restantes miembros de la banda informaron a los medios, de que Lemmy murió a causa de un cáncer devastador que se le detectó dos días antes de su muerte. El icónico cantante murió dignamente en su casa de Los Angeles, California, sin prolongar su agonía.


Ojalá hubiera podido disfrutar de él más veces en directo. Una sola y última vez sabe a muy poco. Descansa en paz, gran hombre.




Tags: rock, Motorhead, muerte

Regurgitado por Cabronidas @ 15:25
Supuraciones (2)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por lizzie
Martes, 29 de diciembre de 2015 | 21:30

DEP. Lo podrás seguir disfrutando aunque es una pena que se haya ido, has sido afortunado de verlo en directo al menos una vez. Siempre se van los mejores y el rajao ahí está sin irse, podía mejor haber sido al reves.

Publicado por Cabronidas
Martes, 29 de diciembre de 2015 | 23:59

Cuesta creer que Lemmy llegara hasta los setenta años con lo mucho que llegó a maltratarse. Eso sí, vivió como quiso, que no es poco. Divertido