Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2016

Es fascinante el nivel de empatía que puede aparecer entre el lector de un blog y el que postea en él. De hecho, empieza siendo una sana afinidad que se pervierte en algo que todavía no sé muy bien qué es. Pueden no haberse visto más allá de una foto, pueden no haberse oído nunca ni la risa ni la voz; ni cenado y comido juntos. Y sin embargo, el uno lleva tanto tiempo escribiendo de sí mismo y el otro lleva igual tiempo leyéndole, que el que lee creerá conocer al que escribe. O lo que es más risible todavía: con tanta interactuación entre post y post, creerán conocerse los dos ¡cuando en realidad siguen siendo dos desconocidos!


Admirador y admirado. La empatía es tal, que el lector asiduo, a la que lee un comentario que no le baila el agua al que escribe, no duda en erigirse férreo defensor del blog y del que postea, dirigiéndose al comentarista supuestamente atacante. Tales tesituras, cuando se repiten una y otra vez a cada comentario alejado diametralmente de la postura del bloguero, resultan ridículas a la vez que patéticas, pero no por ello dejan de ser un bucle divertido.


Y es que ya sabemos todos de la titánica imbecilidad que caracteriza a nuestra raza.


 


Tags: blog, comentarista, bloguero, interactuación, Lolita Garrido

Regurgitado por Cabronidas @ 11:37
Supuraciones (4)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por cronicas vienesas
Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2016 | 14:37

Bueno, yo estoy de acuerdo en que se muestren desacuerdos pero insultos no. Yo me pasé un día y pedí disculpas.
Sí , es verdad que se forma una empatía extraña.
Besos. 

Publicado por Cabronidas
Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2016 | 22:40

Pedir disculpas te honra. Cualquiera puede meter la pata o decir algo fuera de tono. Yo me refiero a ese tipo de comentaristas que se enervan a la que has tosido dos veces seguidas al bloguero que admiran. Los hay y los que llevamos un tiempo en esto (tampoco hace falta mucho) lo sabemos. Divertido

Publicado por Cosa
Lunes, 07 de noviembre de 2016 | 14:48

¿Verdad? Muchas risas

Hasta que luego (cosa que pasa muy a menudo también) la persona admirada publica (o comenta) algo que no gusta al fan de turno y ocurre eso de "del amor al odio...".

Humanos... 

**

Publicado por Cabronidas
Martes, 08 de noviembre de 2016 | 10:56

No obstante, por más que lo intentes, no conseguirás que te odie.Sonrisa Gigante