Lunes, 01 de octubre de 2012

Alguien me dijo una vez que tener un blog es para gilipollas con afán de protagonismo. Y me lo dice un tipejo que, como buen utilitario de Facebook y Twitter, es un necio cuyo narcisismo asusta a los espejos y su ego está tan inflado que padece obesidad mórbida. Luego nos insultamos un rato, cada uno se cagó en la respectiva madre del otro y bebimos. Esta clase de necios insustanciales, numerosos como ratas en las cloacas de las grandes urbes, hacen de las redes sociales una extensión indivisible de sus vidas. Puesto que son incapaces de escribir un par de párrafos con sentido, no tienen blog y su único vínculo con el teclado es colgar fotos de ellos mismos como diciendo: "Yo estuve aquí y me lo pasé muy guay", "mirad qué vacilón salgo", "qué vida más molona tengo".


Yo no tengo ni face, ni book, ni twi, ni itter, pero sí empecé mi primer blog a mediados del 2006. Con el transcurrir del tiempo, no sé por qué, sobrevinieron la desmotivación y una enorme carencia de alegría con la escritura, y a finales del 2010 cesé de escribir, le di sepultura y lo borré. En un solo segundo, millones de letras desaparecieron de la faz de internet, pero siguieron manteniéndose dentro de mi sesera, atropellándose y bullendo entre ellas de tal modo que he necesitado abrir un blog de nuevo.


Así que este espacio en blanco se irá llenando, sin orden ni concierto, de aquellos artículos que recuerdo y se me ocurran, con todo mi derecho al autoplagio que para eso son míos. Pedazos de mi vida y de lo que me salga de la polla. Lo que sí tengo claro que pase lo que me pase no borraré este. No sé si durará cuatro años como el otro, o durará más o durará menos. Soy bastante prolífico y sería incapaz de volver a recordar la mayoría de lo escrito. De hecho, la vejez está muy lejos pero ya no soy joven, así que cuesta recordar los artículos de antaño, con lo cual también debo asumir que mi cerebro (creo), está algo jodido debido a los locos excesos de juventud.


Así que recordaré esto: la necedad es contagiosa y los necios son legión. No borraré mi blog. Antes se lo tragará el infierno.



Tags: blog, facebook, twitter, redes sociales, dimmu borgir, protagonismo

Regurgitado por Cabronidas @ 14:54
Supuraciones (8)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por Sincopada
Lunes, 01 de octubre de 2012 | 19:48

Di que sí, cada cual que haga de su capa un sayo, de su vida lo que le rote y al que no le guste que se funda en el averno, que para eso está...

La blogosfera está llena de gilipollas, pa muestra un botón (la que suscribe).

Kisses.

Publicado por Cabronidas
Lunes, 01 de octubre de 2012 | 22:39

Eso mismo, Sincopada. No negaré rotundamente que exista cierto afán de protagonismo, o incluso protagonismo algo agilipollado. Lo realmente hilarante y risible, es que eso lo diga un enfermo del Facebook y del Twitter, que no solo son infinitamente más gilipollas, sino que no se dan cuenta de ello.

Es para que te de un síncope, Sincopada. Bienvenida a este reducto gilipollesco.Gui?o

Publicado por Sr.Perez
Martes, 02 de octubre de 2012 | 9:30

Hola.

Hay una cosa que debo advertirle.

Las cosas no se borran de internet. Jamás. Cuando usted decidió borrar su otro blog, todas las letras se deshicieron en bits y se esparcieron por el mundo, como gotas de espray.

Pueden tardar días, horas, o incluso únicamente unos pocos siglos, pero finalmente los bits volverán a reunirse, recreando el viejo blog que un día fueron y entonces pueden pasar dos cosas:

1.- Que se produzca una super-paradoja espacio-bistec-temporal que convierta al universo en un diminuto punto pesadísimo.

2.- Que, tomando conciencia, reclamen lo que es suyo y, rebelándose contra su creador y el nuevo blog, le apliquen torturas muy graves como atarle los cordones de los zapatos muy fuerte.

No es nada personal, pero por mi propio bien, espero que se decantaran la opción 2.

Saludos.

Publicado por Cabronidas
Martes, 02 de octubre de 2012 | 15:06

Sr. Pérez, tiene usted razón. Todo ese enorme amasijo de artículos desintegrados, siguen ahí en algún lugar, solo que el ojo humano ya no alcanza a verlos. Ni siquiera los de una monstruación.

Según me ha dicho Íker Jiménez, el universo se encuentra en continua expansión, por lo que jamás revertirá a un punto diminuto y pesado en sí mismo. De todas formas, debo decirle que Paco Porras, mediante la hábil manipulación de hortalizas, ha descubierto que el universo es muy, muy grande pero no infinito, con lo cual, según él, es una inconcebible burbuja enorme, oscura y compacta y que por lo tanto, no se expande.

La opción dos jamás ocurrirá. Mi blog era irreverente e incorrecto, pero nunca fue rencoroso ni vengativo. De volver, volvería ebrio o colocado de ácido, pero sin ansias de infligir dolor. Además, tengo unas pezuñas repugnantes y enormes y no hay en este planeta zapatos con mi número.

Sr. Pérez, ha sido un placer.

Publicado por Salamandra
Mi?rcoles, 03 de octubre de 2012 | 13:47

Una lástima, realmente ... a mi me habría gustado leerlo Enfurru?ado

Yo el otro día encontré en un cajón un montón de relatos que escribí cuando era púber. Dan vergüenza ajena pero jamás los tiraría, mi yo de los 14 años era una niñata, pero era yo, coño. Y uno a sí mismo debe quererse.

Iba a decir más cosas, pero los Dimmu Borgir me tienen arrebatada ... cómo mola el metal nórdico ... no lo aguanto más de 20 minutos, pero durante esos 20 minutos, me pongo como una perra. Más perra.

 

Publicado por Cabronidas
Mi?rcoles, 03 de octubre de 2012 | 14:15

¡Ah, Salamandra! Ya presentía yo que las Másqueperras y la monstruación tienen cosas en común. Y ahora así, en frío, me arrepiento de haber borrado el blog. Me dejo llevar por los impulsos y me dan puntazos. En fin, este blog no es más que un fiel reflejo de lo que fue el otro. Solo que el otro lo empecé con 33 años, y al día de hoy, mi manera de pensar no ha cambiado prácticamente nada.

¡Cómo me llena de plenitud el metal, Salamandra! Aunque soy más de hardcore.hacer pedazos

Publicado por Michel del Pato
Jueves, 04 de octubre de 2012 | 0:01

Hombre, esto se avisa.

Llego aquí de casualidad y me encuentro tarea para un par de horas.

Ya te contaré...

Un saludo.

Publicado por Cabronidas
Jueves, 04 de octubre de 2012 | 13:24

Saludos Míchel. Bendita casualidad.