Jueves, 14 de marzo de 2013

Por uno de esos locos azares que escapan al entendimiento, yo conocí y conviví con un millonario. Entre los millonarios o ricos, como entre los pobres y los no adinerados, hay mucha imbecilidad, y tal cualidad por desgracia extensa, no hace diferencias entre los que no tienen nada o los que se gastan una suma desorbitada en alguna acuarela de mierda de algún gilipollas muerto hace cientos de años. Como ya se sabe, los hay ricos por estafa inmobiliaria, por apuestas del estado, desfalco, narcotráfico, por pollazo, por haber nacido con una flor en el culo y otros. En resumidas cuentas, yo distingo entre tres grupos de millonarios: los que ya lo eran desde que nacieron, los que roban con impunidad insultante, y los que nacieron no siéndolo y un giro del destino los introdujo en el gremio.


Uno de los del tercer grupo se cruzó en mi vida cuando era de mi misma jerarquía social. Un millonario que antes ha sido pobre o ha pertenecido a la medianía obrera, reniega de su pasado y odia cualquier cosa que le recuerde su vida anterior. No obstante, en cualquier tipo de evento se acercará al grupo en el que estás reunido; sin ser invitado posará una sudorosa mano sobre tu hombro, y mientras con la otra sostiene una copa cuyo contenido es carísimo, dirá con una amplia sonrisa y fingida condescendencia: "¡Eh, chicos! Nada ha cambiado, sigo siendo de los vuestros". Lo cual quiere decir que ya no recuerda sus orígenes, como que hasta hace bien poco, regentaba un bar tumefacto y cochambroso en el que si dejabas caer el puño en la barra, salían cien cucarachas proyectadas en todas direcciones.


Con el discurrir del tiempo, el millonario antes pobre, si ya no lo hizo antes, empieza a incubar una variante estrambótica de imbecilidad, así como el desarrollo de fobias, manías extrañas y curiosas aficiones, con lo cual se hace patente eso de que el dinero en exceso potencia lo malo o lo bueno que hay en cada uno de nosotros. En la mayoría de casos, habilitan cien metros cuadrados de quinientos para dar rienda suelta a sus inquietudes excéntricas, como pueden ser enormes maquetas de escaléxtric como yo nunca había visto. O minuciosas representaciones en miniatura de importantes batallas de la historia, con un realismo de precisión clínica, que casi parece que te encuentres teletransportado al pasado en medio de la contienda. Ni qué decir de los incontables muñecos de cualquier personaje famoso o conocido que te puedas imaginar: Drácula, Frankenstein, G.I. Joe, la pantera rosa, Oprah Winfrey, héroes de la Marvel, Fred Astaire... Todos ellos perfectamente embalados dentro de sus cajas trasparentes; sin una mota de polvo, impolutos.


Turba observar el brillo de sus ojos cuando te muestran semejante derroche de pasta, y conmueve enormemente contemplar sus sonrisas aleladas, profesando más amor a tales fruslerías que a las personas que les dieron la vida. De hecho, muchos no son malas personas y bien pensado, cuando se es millonario, ser imbécil no es tan malo.


 


Tags: Millonario, dinero, fobia, manía, imbécil

Regurgitado por Cabronidas @ 19:08
Supuraciones (17)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por Cosa
Viernes, 15 de marzo de 2013 | 0:06

  Soy la cosa pistolera, y cuando me haga millonaria pienso comprarme un arsenal de bombas y metralletas y cargarme a tosdos los

hijos de puta que pueda jajajaajja, y si me sobra algo igual te invito a langosta y a moet chandon del carrefour, hace, cabronidas ??

Publicado por Cabronidas
Viernes, 15 de marzo de 2013 | 0:11

Yo había pensado en un buen polvo. Uno por la mañana, por la tarde, y por la noche. Y por último lo del papeo y el vino para recuperar fuerzas y vuelta a empezar.Flash

Publicado por Cosa
Viernes, 15 de marzo de 2013 | 20:19

 Vale, acepto, pero primero me cargo a todos los que pueda y me reservo una bala por si resulta que follas mal y he de matarte por inútil jajaja

Publicado por Salamandra
S?bado, 16 de marzo de 2013 | 9:36

Yo también conocí a un fulano del tercer grupo. A los 20 años tocaba el bajo en un grupo mod, llevaba el pelo azul y hacía sus pinitos detrás en la cocina de un bar de tapas. Ahora, 20 años después, es un cocinero famoso y multimillonario que se gasta la pasta en coches de lujo, relojes de 10.000 euros y se codea con famosillos de medio pelo en monterías asesinas. Un gilipollas, vamos.

¿Realmente fue el dinero? ¿o su imbecilidad ya estaba enredada en su ADN desde la cuna, como un cáncer en estado latente? ... tiendo a pensar en lo segundo. Y mira que me fastidia, estuve mmmmuy pillada por ese hombre de pelo azul.

Otra gilipollas.

PD. Grandes Obús, nene. Qué ataque de nostalgia más tonta me ha entrao, oyes.

Petons, rei

Publicado por Cabronidas
S?bado, 16 de marzo de 2013 | 12:37

Un a vez, Cosa, oí eso de que si bailas mal, follas mal. Desde luego, no doy crédito a semejantes majaderías, pero a decir verdad, bailo tan bien, que Olivia Newton John y Uma Thurman, de ver como me muevo en las pistas de baile, me querrían en sus camas para ellas solitas para, entre sábanas, mostrarles unos cuantos compases. A John Travolta lo superé hace tiempo.Bailando 


Salamandra, seguro que el pelo pitufo ya tenía la imbecilidad larvada en su ADN, solo que la pasta a raudales hizo que despertara con virulencia y mutara a algo mayor. Esta canción de OBUS (me entra la nostalgia, snif), debiera cotizar en bolsa. Gui?o

Publicado por Blue
S?bado, 16 de marzo de 2013 | 18:57

Vivo en tierra de narcotraficantes (algunos reconvertidos a otrs negocios) así que conozco bien a ese tercer tipo.

La ventaja que tienen es que no engañan. Como no saben qué es la discreción, la humildad ni la educación, esparraman sus encantos sin pudor, dicen un par de frases y ya están calados. Es como si llevaran un cartelito en la frente diciendo lo que son.

Saludos.

Publicado por Cosa
S?bado, 16 de marzo de 2013 | 22:58

 Vale Cabronidas, si superas a Travolta bailando, seguro que follas como Diossss jajajajjaja 

Publicado por Cosa
Domingo, 17 de marzo de 2013 | 0:56

 He dejado comentario antes pero no ha salido, que digo que si bailas mejor que Travolta debes follar como el mismo Dios jajjaajja

Publicado por Cabronidas
Domingo, 17 de marzo de 2013 | 13:06

Blue, y seguro que algunos tienen cara de Bárcenas, seguro.Gui?o

Cosa, he pensado que podrías elegir un nick. Puedes ponerlo donde pone "usuario no resgistrado". Es que el otro día vi el remake de "La cosa" de John Carpenter y se me hace extraño.Ojos locos

Publicado por Olivia
Domingo, 17 de marzo de 2013 | 14:06

 Ya que has nombrado a Travolta, he pensado en llamarme en vez de cosa, Olivia, para que hagamos buena pareja cuando ........bailemos?? jajajajajaj

Publicado por Tripi
Domingo, 17 de marzo de 2013 | 17:34

Cosa/Olivia: ¿y porqué no llamarte subnormal? a mí me lo pareces.

Puta.

Publicado por Michel
Domingo, 17 de marzo de 2013 | 19:27

Pues yo me compraría...

Publicado por olivia
Lunes, 18 de marzo de 2013 | 13:17

 Que opinas cabronidas de Tripi?? Creo que aunque va de machito es un puto mariconazo y se ve que le gustas, porque en cuanto ve que alguien se acerca a ti y puede llevarte al huerto se pone como una fiera, o eso o que va ciego de vete tu a saber que se toma este puto. Que te den por el culo puto Tripi, a bueno eso no que eso te gusta jajajjajaajja

Publicado por Cabronidas
Lunes, 18 de marzo de 2013 | 15:34

Hombre, Míchel, tú por aquí de nuevo. Podrías haber dejado alguna pista.

Olivia está bien, Olivia, pero yo creo que te pega más el nombre de Lizzie Borden, que era una mujer que se peló a un par de familiares suyos. No tengas en cuenta la visceralidad de Tripi; es un cachondo y no tiene medida.Divertido

Publicado por lizzie
Lunes, 18 de marzo de 2013 | 17:41

De acuerdo cabronidas me gusta lizzie mas que olivia que es una ñoña jajaja y yo de ñoñeces  ni una .  Es que olivia no me va para nada tienes razon, mucho mejor un nombre de asesina me identifico mucho mas, se nota que entiendes de psicologia femenina jajaja

Publicado por cronicas vienesas
Lunes, 16 de mayo de 2016 | 17:10

Estás hablando de mi padre. Conozco el percal de primera mano y te doy toda la razón
BEsos 

Publicado por Cabronidas
Lunes, 16 de mayo de 2016 | 21:36

¡Vaya, Celia! Y si no aquel dicho que reza "El dinero no da la felicidad, pero prefiero llorar en un Ferrari". Muchas risas Gui?o