Domingo, 30 de junio de 2013

El 6 de octubre de 1984 algo cambió en la televisión de nuestra ¡una, grande y libre! y quizás algo cambió dentro de todo aquel que tuviera la suerte de poder disfrutar de aquel espacio en la parrilla televisiva. De la mano de Lolo Rico y por beneplácito de televisión española, se nos ofrecía un programa como no se ha visto otro igual ni siquiera hasta el día de hoy: innovador, fresco y dinámico que iba enfocado desde un público infantil, pasando por uno adolescente hasta el más adulto.


Quién no recuerda aquellas entrañables marionetas sin pelos en la lengua, hiperactivas y locuaces, hasta el punto de que parecían tener vida propia, rodeadas de televisores, transistores, altavoces, cables, reproductores de vídeo y nos deleitaban con aquellas críticas brillantes y mordaces, dirigidas con admirable ironía contra todos los cánceres de la sociedad de aquella época, hoy en día aún vigentes. Quién no recuerda aquellas frases adelantadas a su tiempo que han resultado ser tristemente proféticas como "Viva el mal, viva el capital" o la no menos certera "Tienes diez segundos para imaginar, si no se te ha ocurrido nada, quizás deberías ver menos la televisión". Sencillamente genial, ¿verdad?


Recuerdo que a medida que avanzaba el programa, los contenidos se iban sucediendo a un espectador más adulto y aun siendo niño, devoré con fruición todos los programas de principio a fin. Quién no ha disfrutado y ha tenido que devanarse los sesos para entender aquel humor punzante, ingenioso e improvisado De Pablo Carbonell, Pedro Reyes y el no menos histriónico Javier Gurruchaga. Quién no recuerda haber visto videoclips de los legendarios y sucios Eskorbuto, Los Nikis con su descojonante "maldito cumpleaños", los toreros muertos y en definitiva, actuaciones de aquellos grupos que explosionaron con la sonada y recordada Movida Madrileña, de la cual el programa del que os hablo se nutrió legítimamente.


Y como no podía ser de otra forma, qué gran e inteligente acierto que la presentadora y conductora del programa no fuera otra que la mítica Olvido Gara; sin lugar a dudas, todo un icono de La Movida y una mujer que fue durante muchos años la protagonista de mis sueños más húmedos y tórridos de mi infancia-adolescencia. Y es que señoras y señores, programas como el que nos ocupa en este post, hoy en día son imposibles y probablemente irrepetibles. Y Alaska nunca estuvo tan deseable y rompedora como en ese programa.


¿Quién no lo recuerda? ¿Cómo olvidar un programa así?


 


Tags: La Bola de Cristal, Alaska, los electroduendes, televisión

Regurgitado por Cabronidas @ 12:38
Supuraciones (6)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por Sincopada
Domingo, 30 de junio de 2013 | 13:06

Ohhhhhhhh!!!!!!!!!!!!! Cabrónidas!!!!!!

Completamente de acuerdo contigo en todo (exceptoen los sueños húmedos, los míos eran con Santiago Auserón).

Yo escribí ésto...

http://masqueperras.blogspot.com.es[....]02/viva-el-mal-viva-el-capital.html

Deberíamos quizás leermenos blogs... e imaginar más.

Kisses!!!

Publicado por Cabronidas
Domingo, 30 de junio de 2013 | 13:14

Jajaajaj, Sincopada. Acabo de leer tu post. No sé cómo, pero estaba seguro de que las masqueperras no podían dejar pasar por alto un programa tan sagrado como "La bola de cristal", y no me he equivocado. Desde luego, tu pos es como si lo hubiera escrito yo mismo y el mío es como si lo hicieras tuyo. Qué gran bien hizo ese programa.Muchas risas

Publicado por lizzie
Domingo, 30 de junio de 2013 | 15:35

 Graciasgraciasgracias por este post, he vivido todossss los programas de la bola de cristal y fué lo mejor de lo mejorr, y que jóvenes 

éramos y a veces hasta canto la canción de la bola y lloro, pero que no se entere nadie jajajjajaj

Publicado por Cabronidas
Domingo, 30 de junio de 2013 | 17:29

De nada, Lizzie. La bola de cristal gustó a muchos de nuestra generación y es posible que disgustara a muy pocos. Seguro que a ti te hacía tilín Javier Gurruchaga, eh, picaruela.Gui?o

Publicado por Sincopada
Lunes, 01 de julio de 2013 | 1:30

Jajajaja!!!

Sí tío, y lo mejor de todo es que ambos confesamos haber sido unos pajilleros precoces (encubiertamente) y eso me ha hecho muuuuucha gracia. 

Otra cosa te digo, ¿tener sueños húmedos con Alaska no es un poco como tenerlos con Torrebruno (en pau descansi)?

Kissesssssssssssss.

Publicado por Cabronidas
Lunes, 01 de julio de 2013 | 16:04

Bueno, creo que Alaska está envejeciendo estupendamente bien, pero para cuando hacían la bola de cristal, yo era un joven infante de once años y Alaska para mí era... era... Oh, my god.Sonrisa Gigante