Jueves, 12 de septiembre de 2013

Ay, ay, ay, Mierdecillas Mierdecillas, ¿quién te ha nublado el juicio y ha hecho que una y otra vez me tires caquita?


Hace ya un tiempo, en un post de Fiona me encontré la primera caquita. Por aquel entonces, el lloriqueo pueril de Mierdecillas me hizo gracia y solo pude pensar: "vaya, otro tontorrón que me tiene en su entrecejo". Aparte, tampoco tenía ganas de enzarzarme en el típico "caca culo pedo pis" que a veces se arma en los blogs. Ni que Fiona, pese a su conocida permisividad con los comentarios, luego tuviera que venir a limpiar su casa y tirar de la cadena. Días previos a mis vacaciones en Shangri-La, no sin cierta carcajada, vuelvo a tropezarme, esta vez en el blog de Tripi, el último mono y Míchel, con la segunda caquita de Mierdecillas dirigida a mí, utilizando una errática retórica de reverso de bolsa de pipas, acusándome de lo mismo: que mal comenté vete a saber qué en su blog.


Quién sabe por qué una persona es de una manera y no de otra. Puede que Mierdecillas, en una época delicada de la vida como es la infancia, sufriera acoso escolar o que incluso sus progenitores le obligaran a fumar en papel de plata cuando, a según que edades, lo que hay que almorzar son vasitos de leche con cola cao. Quizás de adolescente, Mierdecillas tenía la cara sembrada de un horrible acné purulento y eso provocaba verdadero terror entre las chicas del instituto. Incluso, por qué no, para evitar las crueles burlas y mofas de las que era objeto en sus tiempos de colegial, Mierdecillas pasaba los días haciendo campana para sumergir el hocico en pañuelos empapados de gasolina hasta quedar aturdido. El caso es que Mierdecillas parece... no sé cómo decirlo: ofendido, provocado, malhumorado...En definitiva, que el nene tenía una espinita que necesitaba desclavarse. El caso es que dicha espinita que tanto le incomodaba no se la he clavado yo, y puesto que aquellos que lo conocen afirman que detrás de toda esa pose de King Kong de cartón piedra, Mierdecillas es un animalico tierno, afable y portaestandarte de la sinceridad, entenderá que como está equivocado y sin ánimo alguno de que se sienta especial, tenga yo que ofrecer al mundo bloguero este artículo.


Porque verás, Mierdecillas, yo nunca he comentado nada en tu blog, pese a que sí que es verdad que hay alguien, incluso más oligofrénico que tú, que de vez en cuando se dedica a comentar con mi apodo. Lo ha hecho en el blog de Fiona y en el de tus colegas Tripi, mono y Míchel; y creo recordar que una vez en el de las Masqueperras y con toda seguridad también en el tuyo. Nene, que tú hayas sido el único que ha caído de cuatro patas en las provocaciones del mencionado suplantador hijoputa, dice mucho. Eso me lleva a pensar que el más tonto de los maños siempre acaba concursando en gran hermano; aunque tú probablemente no superarías el castin por ser aún más tonto.


Obviamente, que te lo creas o no, para mí es tan importante como el número de veces que entras al lavabo al cabo del año para sentarte en la taza y hacer honor a tu nombre, pero hay lectores que quizás en algún momento se han preguntado qué hay de verdad en ese par de pataletas de bufón rural en las que sacas mi apodo a relucir. Creo que tienes que cambiar de camello o esnifarla de más calidad; y ni se te ocurra dejar de escribir. Si algo me gusta de la blogosfera es que haya diversidad, y eso implica que tenga que haber de todo; incluso divertidos personajillos escatológicos como tú, que van de duritos con una prosa anodina, ramplona y volátil que de vez en cuando y sin que haga falta, alegran los días a tipos como yo.

En realidad, Mierdecillas, creo que eres un buen chavalín, por lo que a buen seguro también sabrás perdonarme.


Mierda, cagao, culo. 


 


Tags: Me da la risa, me descojono, me parto, me troncho, Green Jelly

Regurgitado por Cabronidas @ 22:12
Supuraciones (5)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por Blue
Viernes, 13 de septiembre de 2013 | 0:12

Uuuufff, había visto los comentarios en casa Patos, pero como no sabía a cuento de que venían no les hice mucho caso.

En fin, nada que decir, ¿esto de los blogs no es para hacer terapia?, jajaja.

Buenas noches.

Publicado por lizzie
Viernes, 13 de septiembre de 2013 | 1:00

 El tiempo pone las cosas en su sitio y a cada uno en el lugar que le corresponde, sin embargo creo que retomaréis vuestra amistad, si es que una vez la hubo jajajjaja. A mi me pasó algo parecido con un amigo, peleamos, y mira por donde aún lo sigo queriendo y espero que él a mí también, pero es que cuando se ponía ciego se le cruzaban los cables jajajajaj...no se si seré bruja, pero yo esto sabía que pasaría, son lecciones que dá la vida.  La vida bloguera es larga y es normal los encontronazos y las pupitas....una cicatriz más o menos no importa jajajajja

Publicado por Cabronidas
Viernes, 13 de septiembre de 2013 | 16:11

Blue, el mundo de la blogosfera es tan... impredecible. Quién sabe, quizás la semana que viene alguien dice en el blog de sus coleguitas que me ha visto junto a Bárcenas repasando las cuentas del PP. Eeeeeeek

Publicado por goodbye kitty
Domingo, 15 de septiembre de 2013 | 20:21

En nuestra casa siempre se permite todo, no borramos los comentarios por más que puedan ser ofensivos, es más, les respondemos. Pero sí, reconozco que una vez borré un Cabrónidas falso...detecté que no eras tú, lista que es una. Debe ser que no soy ofensiva en mis escritos, que no busco enemigos y que no me interesan ciertos blogs y mucho menos que sigan el mío según qué personajillos o mierdecillas que pululan por la blogosfera.

Pero me he reído mucho... como siempre. Cómo haces para ser taaaaaan bueno????

Publicado por Cabronidas
Domingo, 15 de septiembre de 2013 | 22:09

Ya ves, kitty; es muy fácil comentar con el nick de quien quieras y enlazarlo allí donde te parezca, así que agradezco el voto de confianza masqueperrismo y el cumplido final. El caso es tratar de sacar algo positivo de todo esto como escribir un post que haga reír.Beso Muchas risas