Lunes, 30 de septiembre de 2013

Dentro de los bosques que rodean el lugar donde vivo, en lo alto de una loma sin apenas maleza, se yergue un árbol viejo como el tiempo donde nunca se posan los pájaros, cuya negra historia susurran sus hojas los días de viento. Caminantes y peregrinos se desvían de su camino cuando lo vislumbran desde la lejanía, pues cuentan que está maldito y si te acercas demasiado a él, sientes un frío de muerte y un silencio que atenaza la garganta. Otros tantos dicen que hay algo entre sus ramas que produce quedos lamentos, pero nunca nadie se acerca lo suficiente ni permanece más tiempo del que el sobrecogimiento les permite. Empero hubo un viajero que desconocía aquellas latitudes y arribó hasta la loma donde yace el árbol, y allí tuvo que detenerse para dar descanso a sus viejas piernas que ya no le respondían.


Con el nuevo amanecer, trajo la verdad consigo y me contó a la lumbre del fuego que allí, en el árbol de la loma, a medida que el sol languidece y arrecia el viento, si no apartas la mirada, puede verse la silueta traslúcida de un hombre que se llamó Mariano, descendiendo de una de sus ramas de la que todavía oscila una soga con la que decidió acabar con todo. Dicen que es entonces cuando, si te sobrepones al miedo, te invade una tristeza tan grande que te encoge el corazón y ya nunca puedes librarte de ella. Porque ves como la silueta de Mariano se reclina en el tronco que una vez lo vio con vida, y abraza sus piernas que recoge en su regazo. Y así permanece en soledad, un día tras otro, cabizbajo e inmóvil, llorando con el viento y con sus contornos temblando con el aire, hasta  que el sol se hunde lentamente en lontananza hasta desaparecer.





Regurgitado por Cabronidas @ 0:42
Supuraciones (9)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por lizzie
Lunes, 30 de septiembre de 2013 | 1:01

Buen relato, aunque triste, cuando pases por el árbol dile a Mariano que se vaya con el viento a un lugar de paz y amor y que siga el camino del arcoiris, como dice la canción donde termina un camino comienza otro. Besito.

Publicado por Cabronidas
Lunes, 30 de septiembre de 2013 | 1:40

Sí que lo es: triste; como todos los suicidios.

Publicado por Blue
Martes, 01 de octubre de 2013 | 12:48

Horror, prefiero las apariciones de Pitita, jaja.

Quien a mal árbol se arrima...eso, creo que decía algo así, pero me temo que no hay uno solo, que hay todo un bosque sin marcar.

Saludos.

Publicado por Cabronidas
Martes, 01 de octubre de 2013 | 13:42

¡Hola, Blue! Tu comentario a hecho que recuerde una canción de Brujería titulada "Pititis, te invoco". Es que Pititis y Pitita tienen cierto parecido.Sonrisa

Publicado por AliCeinWTF
Jueves, 03 de octubre de 2013 | 0:59

Es triste. Casi podía imaginar a Mariano. En el lugar del que soy la gente usa las vigas para suicidarse. Aquí se tiran a los trenes. Si lo piensas suena mejor un árbol. Me sentaría a leer historias tristes con la espalda apoyada en ese árbol maldito.

Un beso.

Publicado por Cabronidas
Jueves, 03 de octubre de 2013 | 10:05

Buenas, Alice. Aquí podrás leer de todo, incluso historias tristes, aunque prima la prosa chorra y lo inaudito. Bienvenida.Sonrisa

Publicado por Sincopada
Viernes, 04 de octubre de 2013 | 9:32

Anteayer se colgó "el Boliche" en su casa, aquí, en el pueblo. La conmoción ha sido superlativa, mi amiga Filomena la Amena y yo tomábamos café ese mediodía junto a él, parecía jodido, pero no más de lo habitual. Se levantó, pagó, fue hasta su casa y allí puso fin a tanta amargura.

Algunos finales son de lo más sórdidos, desde luego.

Kisses.

Publicado por Sincopada
Viernes, 04 de octubre de 2013 | 9:35

Cagonelputosistemadecomentariosdetublog, Cabrónidas...ya no lo intento más!!!

Publicado por Cabronidas
Viernes, 04 de octubre de 2013 | 9:46

Cuando nos pasa tan de cerca y conoces al que nos deja, al menos yo, me quedo helado. Mariano se suicidó y también lo conocía, aunque nada hacía pensar un final así.

Tu comentario ha salido, Sinco. Puede que no inmediatamente, pero ha salido.Sonrisa Gigante ¡Oh, my god! Me voy a quedar sin comentaristas. Ojos saltones 2

Si recibo más presión popular blogera, me mudaré a blogger.