Mi?rcoles, 16 de octubre de 2013

Ah, conejilla, conejilla, heme aquí en tu jardín desprovisto de toda ropa y con una erección más dura que el acero diamantino, brincando entre las flores con gráciles movimientos de ballet. Me dejo llevar como si flotara en un mar de dulces olores, hasta sentirme tiernamente arropado por fragancias silvestres que me hacen entornar los párpados. Las delicadas hojas de la mimosa susurran débilmente con las caricias de una brisa que se pasea inquieta e imprevisible, y en la punta de mi capullo palpitante que, ¡ah!, conejilla, conejilla, rivaliza en esplendor con todos los capullos que engalanan tu Edén, refulge como una mágica perla una gota de baba preeyaculatoria.


Como la declaración de la renta en verano, tornan los recuerdos y resucita el deseo. ¡Ah! conejilla, conejilla, parece que fue ayer: no podemos retener el tiempo, atraparlo; se escurre entre los dedos y desaparece caprichosamente como volutas de humo; como los suspiros que me profesas cada vez que me ves. El sol baña mi piel perlándola de sudor, confiriéndome el aspecto de una deidad de ensueño. Siento como llega hasta mí tu mirada preñada de deseo atravesando el cristal de la ventana, y el brillo chispeante de tus ojos que no cesan de devorarme tras esos gruesos cristales de tus enormes gafas de pasta.


Apoyas los codos en el alféizar y juntas las manos formando un cuenco donde descansar tu prominente mentón, desdibujado en una sonrisa de oreja a oreja que muestra el deleite con que admiras la coreografía que te brindo. Estimulo mi virilidad arriba y abajo en una cadencia progresiva, con movimientos que producen bellas armonías que evocan oasis en el desierto y ángeles haciendo gemir sus arpas. Y así permaneces, en un mudo embeleso sin perder detalle de mi dominio de las artes escénicas, hasta el punto de que un hilillo de saliva desciende perezosamente de tu boca desdentada hasta el suelo, formando un charco donde podríamos chapotear cómplices como dos amantes.


Arriba y abajo fricciono al ritmo de tus pulsaciones, que aumentan a cada movimiento experto de mi mano, a cada jadeo, y en el momento en que la tensión es liberada en éxtasis, tu mentón resbala de su apoyo y caes aparatosamente en el charco de tus babas en el cual íbamos a retozar como dos enamorados. Por eso no puedes ver como un cuantioso torrente de vida blanca, estalla de mí hacia afuera, proyectado hacia las alturas como misiles de destrucción masiva prestos a conquistar la inmensidad del universo. El sol parece intensificar su brillo y estallo una, dos y tres veces, en un trinar de pájaros y mariposas aleteando a mi alrededor en una hermosa macedonia multicolor.


Pero, ¡ah!, conejilla, conejilla, no te preocupes por no haber podido disfrutar del final de tan arrebatador espectáculo. Porque cuando te arregles la quijada... Si tú quisieras y yo me dejara...


 


Tags: mama ladilla, paja, masturbación, exhibicionismo, voyeurismo

Regurgitado por Cabronidas @ 18:59
Supuraciones (10)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por Blue
Mi?rcoles, 16 de octubre de 2013 | 20:16

En baile me ha quedado bastante claro y casi lo visualizo, pero la cara de la conejilla con gafas de pasta todavía no, jaja.

Saludos.

Publicado por Cabronidas
Mi?rcoles, 16 de octubre de 2013 | 20:18

Qué tal, Blue. Me encanta el erotismo, sobretodo cuando es ridiculizado sin el menor atisbo de calidad y clase.Muchas risas careto esperma

Publicado por Sr.Perez
Mi?rcoles, 16 de octubre de 2013 | 21:51

Qué puedo decir...

... ¡¡POETA!!

Las mujeres de mandíbula prominente la saben comer sin hincar el diente (proverbio zanahoríGui?o

Publicado por Blue
Mi?rcoles, 16 de octubre de 2013 | 21:58

Pues voy a aprovechar para poner una imagen, jaja:

Publicado por Cabronidas
Mi?rcoles, 16 de octubre de 2013 | 21:59

Usted siempre hace que descubra cosas nuevas. Me apunto ese dato, Sr.Pérez, me apunto ese dato.Muchas risas

Publicado por Cabronidas
Mi?rcoles, 16 de octubre de 2013 | 22:01

¡Muy acorde con el post, Blue! No podía existir mejor ilustración.Muchas risas Muchas risas

Publicado por lizzie
Jueves, 17 de octubre de 2013 | 0:40

 Gafas de pasta? desdentada? mandíbula prominente? pero si esa soy yooooooo!!!!   y cuando quedamos ?? jajjajajajaja

Publicado por Cabronidas
Jueves, 17 de octubre de 2013 | 15:29

¡Cielo santo, Lizzie!, ¿tienes jardín?Sonrisa Gigante

Publicado por Pommette
Viernes, 18 de octubre de 2013 | 20:55

Jajajajajajajjaja, jajajajjajajajajaja, jajjajajajajjajaja. Ay que me da... por favooooooor.

Despollada estoy. Ah mire, igual que usted Gui?o

Publicado por Cabronidas
S?bado, 19 de octubre de 2013 | 16:25

Eso es reírse Pommette, sí señor. Ponernos cachondos con el post, no creo. Pero reír, reímos un rato.Muchas risas