Lunes, 08 de septiembre de 2014

Los musulmanes se aplastan en La Meca unos con otros como los zombis de Guerra mundial Z. Los japoneses se amalgaman en el metro hasta abombar el vagón. Los romeros se asfixian en plena efervescencia religiosa en sus intentos de rozar el manto de la Virgen de la Cabeza. En la media hora que teníamos de recreo, alguien exclamaba "¡compresiooooooooón!" y se desataba la barbarie. Mirabas en todas direcciones con expresión de alarma por si te tocaba a ti, y de no ser así, localizabas a la víctima y echabas a correr hacia ella con un "¡aaaaaaaaaaaah!" resolutivo. Se trataba de abalanzarse sobre el objetivo humano y esperar que otros hicieran lo propio. La víctima permanecía comprimida contra el suelo bajo el peso de nueve o diez niños. Cuando la agrupación compresora superaba ese número, los niños de la cúspide se dejaban resbalar mansamente hacia el suelo como el queso fundido sobre la hamburguesa. "La compresión" era básicamente una maniobra de derribo y aplastamiento. Una especie de melé instantánea en la que alguien placaba a la víctima y el resto nos lanzábamos en plancha sobre placador y placado. Las veces en las que yo fui el escogido intentaba caer de lado. Era más fácil respirar y minimizaba la sensación angustiosa de asfixia, por lo que siempre pude sobrevivir. Las niñas nunca quisieron participar, pero siempre se mostraron como un público crítico y fiel. Y siempre agradecimos que nuestros compañeros de pupitre, "Plomo" y "Masa", se negaran a formar parte de tan entrañable entretenimiento.





Tags: H2O, compresión, colegio, asfixia, aplastamiento, recreo, juegos

Regurgitado por Cabronidas @ 17:46
Supuraciones (7)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por BlueBB
Martes, 09 de septiembre de 2014 | 0:10

Nunca jugué a semejante cosa ni la vi hacer nunca. O al menos no la recuerdo.

Andábamos por el patio de un lado para otro, pero creo que era para descomprimir de las clases, jaja.

Saludos.

Publicado por Jatz Me
Martes, 09 de septiembre de 2014 | 10:26

¿Y no jugabais a fútbol? Celebrar un gol es algo parecido  Muchas risas  

Como dices,  menos mal que los pesos pesados no se unían a la fiesta,  por el bien de la víctima de turno... 

Publicado por Cabronidas
Martes, 09 de septiembre de 2014 | 11:44

¡Hola, Blue! No era un juego propiamente ni ocurría todos los días, por lo que realmente nunca sabías cuando iba a suceder.Gui?o

Jatz Me, al fútbol también jugábamos (o a algo que se le parecía mucho). Pero eso no evitaba que pudiera ocurrir una "compresión" espontánea.Gui?o  

Publicado por lizzie
Martes, 09 de septiembre de 2014 | 20:31

ohhhhhh que brutosss, me alegro de ser chica y no haber tenido que jugar a esas cosas, mucho mejor jugar a médicos jajjajajajGui?o

Publicado por Cabronidas
Martes, 09 de septiembre de 2014 | 22:54

Lizzie, es que las chicas maduráis antes.Gui?o

Publicado por Temujin
Mi?rcoles, 10 de septiembre de 2014 | 9:07

Uno que vive en la desierta e invicta Castilla no le gustan estos juegos, nos gusta tener nuestro espacio vital donde el espiritu campe a sus anchas, vamos que no nos gusta que nos pisen el sembrao

Publicado por Cabronidas
Mi?rcoles, 10 de septiembre de 2014 | 11:05

Cosas de niños, Temujin. Aquellos solo duró un curso.Divertido