Mi?rcoles, 21 de octubre de 2015

Apenas guardo recuerdos de mis vidas pasadas cuando estoy despierto, pero son recurrentes en la fase uno del sueño y muy vívidos en el estado REM. Una amiga aficionada al trasiego desmesurado de alcohol, los sudokus y la hipnosis regresiva, balanceó un péndulo delante de mis narices y dada mi predisposición, me hizo caer en trance. La extraña conversación que mantuve con ella en ese delicado estado, quedó registrada en una cinta de casete TDK de sesenta minutos. Transcribo un breve y fidedigno extracto de lo referido a mis encarnaciones pasadas.


—Cabrónidas, ¿cuántas vidas pasadas has tenido hasta llegar a la actual?
—Muchas.
—¿Qué recuerdas de tu vida anterior más inmediata?
—Nihilismo. Teocracia. Oligarquía. Epígonos del PP. Hijos de puta.
—¿Y antes?
—Guitarra. Cataluña. Butifarra. Autodestrucción.
—¿Y antes?
—Coño. Follar. Mujer. Hostia. Ruptura. Masturbación. Muñeca hinchable. Vómito.
—¿Y antes?
—Colegio. Instituto. Universidad. Aprobado. Hijos de puta. Mierda. Dinero.
—¿Y antes?
—Maxi-Cosi. Tacatá. Babas.
—¿Y antes?
—Un gran vacío insondable. ¡El horror! ¡El horror! ¡El Horror! Carrera. ¡He llegado! ¡He llegado! ¡He llegado!


Llegados a este punto, desperté en un estado catatónico alarmante, por lo que mi amiga decidió ingresarme en un centro especializado donde me lobotomizaron. Os puedo asegurar que allí hicieron un gran trabajo: mis vidas anteriores no me atormentan, tengo memoria de pez, y lo que es mejor: mi entorno social no ha notado la diferencia y me considera un igual.







Tags: Hipnosis, reencarnación, vidas pasadas, lobotomía, catatonía, Chronosphere

Regurgitado por Cabronidas @ 8:00
Supuraciones (0)  | Enviar
Supuraciones