Mi?rcoles, 27 de enero de 2016

El Padre Esperancejo camina, flemático, de un lado a otro de la clase en un silencio solemne y calculado. La luz aséptica de los fluorescentes, confiere un brillo desapasionado a su cabeza tonsurada, y cierta aura pálida apenas visible en el contorno de su silueta espigada. Presa de su rijosa e indisimulada lascivia, y no por ello percibida por quienes le escuchamos, decide el Padre Esperancejo que es la persona adecuada para aclarar nuestras dudas incipientes acerca del sexo. —Sé que sus cuerpos están cambiando, y sé de sus deseos y dudas. El ápice de la lengua del Padre Esperancejo humedece cadencioso su labio superior, de una comisura a la otra. —Y sé lo que cuesta confesar esas dudas, por tal motivo que he decidido ayudarles. El Padre Esperancejo ladea la cabeza y cruza las manos sobre su pecho, como si sostuviese un Sagrado Corazón. —Adorables niños, yo también tuve vuestra edad, y aunque el señor me reclamó joven, también padecí vuestras cuitas y zozobras. Mi responsabilidad, como pastor de este rebaño, es la de aclarar cualquier incertidumbre que podáis padecer. Así, con sinceridad y sin miedos, preguntad cuanto queráis saber sobre las vicisitudes de vuestra naturaleza anatómica. No hay que sentir remordimientos. Después de todo, nuestro señor nos hizo a su imagen y semejanza. Él, en su infinita sabiduría, comprende vuestros pecados y el abocamiento a cometer sucios y denigrantes actos...


Después de aquella perorata de aquel día pretérito, supe que el Hacedor, el Gran Arquitecto, realmente existe y comprende. Porque solo él, poderoso entre los poderosos, pudo evitar en los días que siguieron, que se adueñara de mí la invidencia por más que yo cometía, una y otra vez, aquel solitario, desestresante, y placentero acto impuro.

Amén.


 


Tags: cura, mentiras, ceguera, masturbación, impuro, pecado, Death

Regurgitado por Cabronidas @ 2:42
Supuraciones (5)  | Enviar
Supuraciones
Publicado por Ficticia
Mi?rcoles, 27 de enero de 2016 | 6:39

Jajajaja, suerte que a las niñas no le daban charlas así las monjas... 

Publicado por cronicas vienesas
Mi?rcoles, 27 de enero de 2016 | 8:49

Primero felicitarte porque escribes de puta madre, hablando en plata. Segundo, que se follen a esos tipejos ( a los que son así, que aunque parezca que no alguno se salva, yo di clases a un monje que era la pera, y se acabó saliendo). En fin, a lo que voy, que es una perversión creer que conocen a Dios (?)  , otra mayor creer que pueden dar consejos sobre todo pero ante todo sobre cosas que les están prohibidas como el sexo y el matrimonio: es genial oírles dar consejos matrimoniales, ja.   Una desfachatez. Otra perversión y una falta inmensa de humildad decidir lo que es pecado y lo que no. Que les folle un pez. 
Besos  

Celia

Publicado por Cabronidas
Mi?rcoles, 27 de enero de 2016 | 11:11

Y no sé de ninguna que se quedara ciega por cometer actos pecaminosos solitarios, Ficticia. Muchas risas 

¡Hola, Celia! Ya veremos si podré seguir respaldando tal elogio. Por otra parte, pienso exactamente lo mismo al respeto del artículo. Bien sabido es que estos tipejos con sotana se aprovechan de la ignorancia de la gente. Splat  

Publicado por la MaLquEridA
Jueves, 28 de enero de 2016 | 12:21
¡Malditos curas! Pensar que en infantil inocencia le confesé a uno de ellos mis más tiernos pecados por miedo de ir al infierno, me enfurece.  ¡A la hoguera todos ellos!    Saludos
Publicado por Cabronidas
Jueves, 28 de enero de 2016 | 12:32

Bueno, Malquerida, mientras solo se quedara ahí. Menos mal que no se ofreció en cuerpo y alma para llevarlos a cabo contigo. Muchas risas caida de mandibulas